jueves, 30 de enero de 2014

El amor frío

Cada vez que ama apasionadamente, le sale mal. Debe ser porque tiene una mente tan poderosa que ha teñido su corazón de azul y sabe del amor frío.
Le doy vueltas a este tema y leo un cuento de Murakami titulado "El hombre de hielo". Escojo el siguiente fragmento:
-¿Puedes leer la mente de las personas?
- No, yo no puedo leer la mente de los demás. pero lo sé. Así, sin más. Si te miro así, fijamente, puedo saberlo todo sobre ti.
-¿Ves el futuro?- le pregunté.
-El futuro no lo conozco. El futuro no me interesa lo más mínimo. A decir verdad, en mí no cabe el concepto de futuro. Porque en el hielo no existe el futuro. Sólo contiene el pasado, y lo contiene cerrado de una forma hermética. Dentro de él existe la totalidad de las cosas, nítidamente selladas como si estuvieran vivas. El hielo es capaz de conservar muchas cosas de esta forma. De una manera limpia y clara. Esa es la función del hielo, su esencia.

Fotografía: Ofelia Gasque Andrés
 
 


2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

interesante manera de ver la vida

Ofelia dijo...

Hola Recomenzar,
interesante y por el momento, difícil.
Un gran abrazo***